Margarita cheesecake {el poder de algo imperceptible}

lunes, 28 de julio de 2014




Algo pequeño, casi imperceptible, un pequeño sonido prácticamente inaudible, puede hacer girar el mundo, movilizar personas, extraer espinas, curar heridas, levantar pasiones, hacer brotar lágrimas, sacar sonrisas ... Es increíble, pero un tímido sonido puede hacer eso.

Este verano vino cargado de demasiadas emociones, emociones que para alguien como yo, absorben mis sentidos, me dejan exhausta, me impiden centrarme en las cosas que amo hacer... es el momento de despedirse mientras dure el calor. Descansar la mente y esperar que el corazón deje de latir con terrible fuerza.... pero, todas las despedidas, aunque sean pequeñitas en el tiempo, deben ser dulces. Invitar a un próximo reencuentro, dejar una huella para que los demás te recuerden :) ¿lo haréis? ;) ... por eso, os dejo con un delicioso cheesecake de sabor fresco, con un pequeño toque de tequila, "Grand Marnier", lima y azúcar ... como mi coctel favorito, que me hace pensar en uno de los países que mas amo y que, como algunos pequeños sonidos, es capaz de hacer latir con mas fuerza mi corazón.


Para esas mujeres, que con sus pequeños sonidos, hacen saltar mi corazón ... os quiero.




Visto y con unos pequeños cambios, en "Epicurious"




Ingredientes para un molde desmontable de 20/22 cm :

Para la base:
- 130 gr de galletas tipo "Digestive" trituradas.
- 70 gr de mantequilla fundida.

Para el relleno:
- 300 gr de queso fresco batido o yogurt griego.
- 250 gr de leche evaporada.
- 175 gr de azúcar.
- 3 cucharadas de licor "Grand Marnier".
- 3 cucharadas de tequila.
- 3 cucharadas de zumo de lima.
- La ralladura de una lima.
- 4 huevos medianos.
- Una lima cortada en finas rodajas para decorar.





Preparación:

- Precalentar el horno a 170º. Engrasar el molde desmontable y reservar.

- En un bol, mezclar las galletas trituradas con la mantequilla fundida hasta formar una especie de pasta. Repartir la mezcla presionando con el dorso de una cuchara por la base y bordes del molde, procurando que quede del mismo grosor por todas partes. Dejar reposar en el interior del frigorífico mientras hacemos el relleno.

- Disponer en un bol todos los ingredientes del relleno salvo los huevos y las rodajas de lima. Batir hasta que todos queden bien integrados y la mezcla resulte suave y cremosa. Seguir batiendo e incorporar los huevos de uno en uno, procurando que queden bien integrados en la mezcla antes de añadir el siguiente.

- Introducir la crema en el interior del molde forrado con galletas y llevar al horno durante unos 50 minutos. El centro del pastel debe seguir ligeramente tembloroso. Apagar el horno, entreabrir su puerta y dejar el cheesecake reposando en su interior durante media hora más.

- Dejar enfriar completamente el pastel e introducir en el frigorífico durante al menos seis horas, aunque lo ideal seria toda una noche.

- En el momento de servir, desmoldar el cheesecake, decorar con las rodajas de lima y disfrutar en buena compañía... esto lo hará aún más delicioso :)








Feliz verano amig@s!